Ribera Baja se sitúa en el valle del río Bayas que cruza la comarca antes de ofrecer sus aguas al Ebro. Su orografía es suave, destacando pequeños cerros como Campas, Quintanilla y Montería. Mantiene el hábitat característico de los valles alaveses de pequeños núcleos de población dispersos.

Sus gentes se han dedicado tradicionalmente al campo, aunque se han sabido adaptar como en pocos sitios al cambio industrial de la zona. Han conjugado las dos actividades, compensando la pérdida de mano de obra en el campo, con la racionalización y mecanización del mismo. Al mismo tiempo, el polígono industrial ha acogido a variadas empresas.